1
2
3
4
5

El Paso de Los Andes de Asdrúbal Melendez

ASDRÚBAL MELÉNDEZ  

                                             EL PASO DE LOS ANDES

Asdrúbal Meléndez es un creador ilimitado que ejerce el arte como una “manera divina de vivir”, y hubiera podido practicar muchos más de sus oficios, si hubiese pertenecido a la Grecia de Sófocles o a la Florencia de Miguel Ángel, sus modelos. Es un artista dionisíaco que celebra la vida impulsado por la incesante pasión de crear, de “verlo todo inagotable”. Artesano tallista y ebanista, maestro rural y urbano, pintor, dibujante, diseñador gráfico, poeta, ceramista, tornero, escenógrafo, director de arte, actor de teatro y de cine…Bajo esta premisa no es extraño que su obra de artista plástico, con estudios de escultura en la Academia de Bellas Artes de Praga, luego de haber sido mostrada en más de veinte exposiciones nacionales e internacionales hasta  la última en 1988 cuando expuso en la Galería Tito Salas de Petare,  haya permanecido en sus distintos talleres sin exhibirse, porque se entregó al cine nacional donde ha obtenido todos los galardones como escenógrafo y como actor máximo, con el reconocimiento del Premio Nacional de Cine en 1992. Asdrúbal, con guiones de cine y teatro inéditos, valora el cine por ofrecer de nuevo la conjunción de todas las artes y de la técnica. Asimismo, sus amigos lo han oído hablar y han visto la maqueta de su monumento de Bolívar en el Ávila, a la vez mausoleo, biblioteca, museo y parque.

 

De modo que esta exhibición itinerante, mostrada en 1911 en la sede de la CANTV de Caracas y en 2015 en el Museo de Barquisimeto, no es un regreso a la pintura sino una reaparición ante el público para presentar un tema histórico no tratado antes por los pintores de nuestra iconografía heroica, “El paso de los “Andes”. Los protagonistas no son los generales con uniformes vistosos en poses magníficas, son las incontables figuras anónimas que parecen disolverse en la noche y la niebla, hombres y caballos inseparables, ese ejército de hombres casi desnudos, vestidos de trapos audaces, de insuficiente bastimento, armados de lanzas y machetes para la lucha cuerpo a cuerpo como “animales gloriosos” cumpliendo una dolorosa odisea que conquistará la libertad de nuestra América. Bolívar es la imagen fija o la voz interior que los anima a la acción heroica y está con ellos, incluso ausente.

 

El pintor usa la técnica impresionista renovando su fin. Porque el impresionismo capta las imágenes presentes, los colores irrecuperables de cada instante, pero estas figuras emergen del imaginario del autor, de sus visiones en sincronía con el inconsciente colectivo de la nación, dándoles cuerpo visible. Es un impresionismo poético onírico que inventa el movimiento del hombre y de la naturaleza guardando la ambigüedad de las imágenes que abren los sentidos . Asimismo, los trazos  excepcionales de los dibujos de gran fuerza expresionista crean el caos de hombres y animales en lucha antes de apaciguarse en el orden subyacente que debe regirlos.

Dicho con las  palabras de su autor, Asdrúbal Meléndez: “Cada vez que voy a pintar vivo el temor de no conseguirme en las pinturas…y cada vez estoy más cerca de mí…es el lenguaje íntimo de mi espíritu anhelando la comunión con el resto de los seres humanos. Así, intento dar cuerpo a las revelaciones de la imaginación en diálogo con la conciencia y las ideas por la necesidad de amar todo lo que nos identifica. Así me explico la divinidad de la luz en su dramática complicidad con el color de cuyo diálogo gramatical se desprende el sentimiento como un aroma familiar a los sueños. Una  proposición pictórica expresada en anfibolías y parábolas insinuantes de ese Paso de los Andes en las luchas independentistas de nuestros valerosos ejércitos. Hazaña que visualizo superior a los encuentros bélicos impactantes entre hombres de armas blancas y bestias que otorgaron al sobreviviente el triunfo del hombre sobre la iniquidad. El ideal de libertad que venció al ejército implacable de los elementos naturales cabalgando en las ventiscas heladas por los abismos fatales de los Andes y los caudalosos peligros de las noches salvajes de los llanos…los imagino entre el humo de la pólvora y el relincho de caballos y alaridos ahogados en la sangre y plomo entre lanzas y sables.”

 

ALBA ROSA HERNÁNDEZ BOSSIO.

Lugar de Exhibición

Sala /7

Fecha

De Viernes, Septiembre 30, 2016 hasta Domingo, Noviembre 27, 2016